Un año ya, ¿ha pasado rápido verdad? El día 14 de julio celebrábamos el primer cumpleaños de mi todo, mi cachorro. Un año que ha pasado rapidísimo y que puedo describir como SALVAJE.

Durante este año he vivido mi maternidad plenamente (y así seguirá siendo), he reído, he llorado, he sufrido, he sentido cosquillas en la barriga, me he emocionado…de esto último mucho, muchísimo.




Sin duda cuando te dicen que es lo más bonito que te puede pasar en el mundo no se equivocaban. Y cuando creías que ya no podías sentir más amor, ¡zas! llega tu hijo para demostrarte que sí, que se puede amar mucho más, sin medidas, amar con locura,

AMAR TANTO QUE DUELE.

 

 

La doble rayita rosa, la primera ecografia, sus primeros latidos, las primeras patadas, las nauseas, los preparativos, la barriga que crece y crece, el parto, esa primera mirada, tu olor, la teta, la cara de los abuelos, el primer baño, despertar viendo tu sonrisa, el fular, los paseos por la mañana, tus juegos, el gateo, “mamá”, tu primer trozo de brócoli, “aitá”, el blw, bodies manchados de fresa, “yiyi”, verte de pie, los primeros pasos, las palmas, señalar, tus pedorretas, las carcajadas, tus bailes, tu risa, tu mirada, tus manitas, tu ombligo, tus pies… tu todo.

TODO TU.

 




Uso de cookies

En Vida Hygge se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest