¿¿Hay algo mejor que aprovecharnos de lo que el monte nos ofrece??… Níscalos de temporada… recogidos uno a uno, con amor, con paciencia, disfrutando de lo que la naturaleza nos regala…
Necesitamos:

Un puñado de Níscalos
Un par de ajos loncheados
Un puñadito de perejil picado
Pizca de sal marina
Chorrito de aceite de oliva virgen extra

Vamos a lavar primero los níscalos con mucho mimo, bajo el grifo suavemente para no partirlos, tras esto con un cepillito suave vamos cepillándolos para eliminar todo resto de tierra.
Una vez limpios, ponemos el aceite a calentar, añadimos los ajitos, doramos muy levemente e incorporamos los níscalos, salamos… dejamos que suelten su jugo (a fuego medio) tras esto elevamos el fuego (fuego medio-alto), salteamos y ponemos el perejil troceado por encima…

¡¡Listos para comer!!

¡¡Son todo maravillas!!
¡¡Feliz Fin de Semana!! 
Una alternativa más a añadir al reto Noviembre a Fuego  🙂

Uso de cookies

En Vida Hygge se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest