Hace frío, un frío que pela!! así que hoy tocaba dar calor en la cocina, y tomar un caldito bien caliente…vamos allá…

En una olla grande ponemos una ramita de apio, una de puerro, una chirivia, un nabo, tres zanahorias, media cebolla, un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal, ponemos a hervir todo en dos litros de agua (la verdura bien lavada y/o pelada).
Cuando lleve una media hora añadimos unos manojos de coliflor (que luego nos comeremos aparte rehogada por lo que no quiero se que cocine mucho) y una patata en trozos (que también aprovecharé después)…dejamos esto una media hora más y ya tenemos nuestro caldito.

El caldo en proceso, haciendo chup-chup…

Colamos y reservamos el caldo para sopas, guisar, arroces… Con las verduras, yo lo que suelo hacer es reservarlas y comérmelas después rehogadas o salteadas, o simplemente con un chorrito de aceite y vinagre, están deliciosas…aquí no se tira nada, habrán perdido más propiedades por la cocción prolongada, pero aún así son deliciosas…

El caldito colado y listo para consumir

No hay nada mejor en invierno que sentarse en el sofá, acurrucada con tus perros, con una mantita por encima y una buena taza de caldo caliente…

Las verduritas reservadas para aprovecharlas

Uso de cookies

En Vida Hygge se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest